La Tierra de Ana - BiblogTecarios

La Tierra de Ana

portada-anaComo la sibila griega Casandra, Ana sueña el futuro. Su propia bisnieta, Nova, le muestra setenta años más adelante, una Tierra agonizante, un mundo en extinción, y Ana, desde su época, decide crear un futuro mejor para sus descendientes. Afortunadamente y no como le ocurría a Casandra, a Ana sí la creen: su amigo Jonás, y el doctor Benjamín, que luce en su oreja un extraño pendiente con forma de estrella.

En otros países, esta última novela de Jostein Gaarder se tituló, sencillamente, Anna. En España los editores de Siruela buscaron el paralelismo con el título de la obra que hizo famoso al autor: De El Mundo de Sofía a La Tierra de Ana. Creo que fue un acierto. Porque la verdadera protagonista de esta breve novela es la Tierra, nuestra Madre Tierra, Gaia, Gea, Pachamama. Porque resulta que no hay muchos que sepan que también Danna o, sencillamente, Anna, entre los celtas es el nombre de la Tierra, la diosa de la fertilidad, madre de todos los dioses y de todo lo creado. Los cristianos reinventan esa diosa pagana y la convierten en Santa Ana, que no aparece en los evangelios canónicos, solo en el los apócrifos, como la Madre de la Madre María, es decir, como una diosa madre primigenia.

Al igual que Sofía es la Sabiduría, Anna es la Tierra. En aquel libro de 1991, Jostein Gaarder, casi al final, en la conversación entre Alberto y Sofía, hace aparecer ya su preocupación por la ecología:

Nuestra época ha tenido que enfrentarse a problemas totalmente nuevos, sobre todo los enormes problemas de medio ambiente. Una importante corriente filosófica del siglo XX es en consecuencia la ecofilosofía. Muchos ecofilósofos occidentales han señalado que toda la civilización de Occidente va por muy mal camino, por no decir que está a punto de llegar al tope de lo que puede tolerar el Planeta. Han intentado llegar hasta el fondo, no quedándose sólo en los resultados concretos de contaminación y destrucción medioambiental. Dicen que hay algo profundamente erróneo en toda la manera de pensar occidental (…) Los ecofilósofos han puesto en cuestión la propia idea de la evolución, que se basa en que el hombre es el que está «más arriba», es decir que somos nosotros los dueños de la naturaleza. Este modo de pensar podrá resultar fatal para la vida en este planeta.

Cubierta de la edición noruega

Cubierta de la edición noruega

Y Sofía termina afirmando:

—“Me indigna pensar en ello.

La Tierra de Ana conecta con otra de las novelas de Gaarder: Maya. Aquí también el autor se plantea la evolución de las especies, porque todos tienen derecho a permanecer vivos como especie, desde los renos con los que comienza el libro, hasta los pulgones rojos, pasando por las abejas, tan amenazadas ya en la actualidad y claves para el futuro, que son, para Ana, “una especie de representantes de la Madre Tierra” (p.21)

Calentamiento global y cambio climático, palabras que aprende Ana con 10 años, al comienzo del libro, y que le avisan de que “el mundo se estaba deteriorando” (p. 12) constituyen el eje en torno al cual se desarrolla la trama de esta novela, que incorpora junto al propio hilo argumental, textos y artículos periodísticos, y, como no, tratándose de Gaarder, un elemento de misterio: un enigmático y antiquísimo anillo.

Una parte muy interesante del libro está fuera del texto, en el anexo, donde se explica que Gaarder, junto a su mujer, instauró en 1997 el Premio Sophie (The Sophie Prize) gracias a la enorme fortuna lograda por su libro El Mundo de Sofía. Se trata de un premio internacional dotado con 100.000 dólares (75.000 euros) que se convoca anualmente para premiar la labor de personas u organizaciones que trabajan por el medio ambiente y que aparecen aquí relacionadas. Como se explica en el propio libro, “lamentablemente, este premio no cuenta ya con los fondos necesarios” (p. 187).

De Gaarder hubiéramos esperado un libro más profundo, pero quizá se trata de una sencillez buscada para introducir a los adolescentes en la preocupación por el futuro desde el punto de vista ecológico. Hay una urgencia en transmitir un mensaje, lo que deja en segundo lugar la historia propiamente dicha. Gaarder va en contra de la tendencia actual de la sociedad y la cultura que “reprime algunas verdades básicas (…) algunas cosas nos resultan tan incómodas que en lugar de pensar en ellas, intentamos olvidarlas” (p 23). El propósito es descaradamente didáctico, Gaarder sacrifica la literatura en aras del llamamiento a la participación, al activismo juvenil en pro del planeta. El libro, dicho con las palabras del doctor Benjamín, es una “receta para combatir la falta de preocupación por el calentamiento global, para que no nos vayamos habituando poco a poco a esa amenaza” (p 23).

La Tierra de Ana encierra un gran valor pedagógico, porque nos enseña que “tenemos que aprender a visualizar a nuestros descendientes, a notar la presencia de los que heredarán de nosotros la Tierra” (p. 167), porque nos hace ver que ante un futuro tan negro es válida la reflexión que se hace Ana:

Me parece inmoral ser pesimista (…) Pesimismo es solo otra palabra para “pereza”. Puedo estar preocupada, que es algo muy distinto, pero los pesimistas se han dado por vencidos (p.174)

La Tierra de Ana nos muestra que la esperanza de este planeta está en los jóvenes, ojalá su lectura remueva no solo sus mentes sino también sus corazones:

 Hay muchas cosas que no se sobre el futuro. Solo se que quiero contribuir a crearlo. Quizá haya empezado ya en una medida muy pequeña. (p 166)

Ficha del libro:

Gaarder, Jostein. La Tierra de Ana. Traducción: Kirsti Baggethun, Asunción Lorenzo. Madrid: Siruela, 2013. 192 p. ISBN: 978-84-15803-97-3. Ficha de la editorial.

Referencias:

Reseña biográfica del autor

Fragmento del libro, hasta la página 23

The following two tabs change content below.
Bibliotecario y documentalista, responsable de la Biblioteca, Centro de Documentación y Area de Publicaciones del Museo Pedagógico de Aragón; escritor, ilustrador, cuentacuentos, periodista. Creo que cada día es una oportunidad de contarnos el mundo, de leernos la vida, de aprender juntos.

Latest posts by ChemaLera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *