La maestra republicana - BiblogTecarios

La maestra republicana

Cubierta del libro La maestra republicanaA punto de cumplir los noventa años, una maestra inicia su batalla personal para impedir que el alcade corrupto de su pueblo, Morella, convierta la antigua escuela en un casino. “La maestra republicana” es un libro que refleja el espíritu ilusionado de todas las mujeres que lucharon -y lo hacen hoy todavía- por recuperar el legado intelectual y moral de las maestras de la república española.

Cuando la autora, Elena Moya,  investiga la historia y los documentos de la Institución Libre de Enseñanza y el Instituto-Escuela, los fondos de la biblioteca de la Residencia de Estudiantes y del Museo Pedagógico, los del archivo de la Residencia de Señoritas de la Fundación Ortega, los documentos depositados en el Instituto Internacional que fue su sede, cuando lee emocionada las cartas escritas de su puño y letra por María de Maeztu, o las apasionantes vidas de Victoria Kent o Margarita Nelken, es consciente de “qué diferente sería este país si los conocimientos y el espíritu de esa generación de mujeres no hubiera quedado interrumpido” en 1936. Y decide escribir este libro con la urgencia de no perder aquella olvidada herencia.

El nexo de la novela es Valli, Vallibana Querol, maestra educada en la Residencia de Señoritas de Madrid, nacida en un humilde mas del Maestrazgo, que participó en las Misiones Pedagógicas de la República junto con Alejandro Casona, que luchó con los maquis en la Agrupación de Guerrilleros de Levante y Aragón (A.G.L.A.) y que vivió el exilio dejando atrás luchas, muertes e ilusiones.

Una maestra que, tras la muerte del dictador Franco, regresa a España con ilusión renovada, con ganas de recuperar mediante su trabajo los avances educativos que quedaron truncados con la sublevación militar. Una mujer que, al término de su vida, se encuentra con que todavía es necesario luchar por lo que ha creído siempre, la igualdad y la libertad, y que en los ochenta aún se enfrentará a políticos corruptos para salvar el edificio que albergó su escuela.

La acción transcurre entre la localidad valenciana de Morella y el colegio de Eton en Londres, ambos lugares muy conocidos por la autora, gracias a sus raíces familiares y a su residencia actual y vida laboral londinense, donde ejerce como periodista financiera. Además de su entorno personal, también la orientación sexual de la autora se refleja en las páginas de la novela. Elena Moya reconoce en una entrevista que en España, a diferencia de Inglaterra, ella nunca pudo mostrarse abiertamente lesbiana.

Crítica personal

cubierta_maestra_republicanaEsta segunda novela de Elena Moya es un homenaje a aquellas maestras convencidas de serlo, seguras de que “la educación es la única manera de sacar a España de la miseria” (p. 491), a la par que homenaje a la libertad de aquellas mujeres que no ocultaron su amor por otras mujeres, a pesar de las leyes y las convenciones sociales, mujeres dispuestas a conquistar un lugar  reservado a los hombres, dentro de la más pura tradición machista española. Cuando la maestra Valli le dijo a Victoria Kent que quería ser maestra, “Victoria la animó para llegar a ministra de Educación” (p. 138). Ese era el espíritu de las intelectuales de la Residencia, institución que era “una auténtica  revolución sana, pacífica, social e intelectual en la que todas nos sentíamos involucradas” (p. 207), una institución no exenta de críticas -que en el libro no aparecen explícitamente- hacia la extracción social de la mayoría de las residentes, normalmente provenientes de buenas familias y familias extranjeras.

No esperen los lectores encontrarse con una novela histórica que transcurra en la época republicana con la Residencia de Señoritas como escenario. Es una novela con una cierta intención de denuncia política hacia la España de la corrupción, hacia la burbuja inmobiliaria consentida y en ocasiones protagonizada por los propios dirigentes políticos e institucionales, utilizando a la Comunidad Valenciana como arquetipo de esta vergonzosa situación.

En La maestra republicana queda de manifiesto el lastre que todavía arrastra la sociedad española después de cuatro siglos de catolicismo y cuarenta años de dictadura franquista, una dictadura que no se ha cerrado con juicios, como por el contrario sí sucedió con las dictaduras de Alemania o Chile. “De lo que provocó la guerra, la verdad es que poco se ha solucionado. La religión, las clases y los nacionalismos siguen dividiendo al país” (p. 256), afirma la protagonista mientras recuerda el espíritu abierto y universal de la Residencia.

Desde el punto de vista literario, el arranque del libro es algo lento y disperso, aunque conforme va cuajando la personalidad de la protagonista y las presencias de algunos personajes secundarios, el interés aumenta en progresión geométrica, arrastrado por la fuerza vital, posiblemente basada en un personaje real, de la maestra republicana. Esta descripción de su rostro lo dice todo:

Su cara estaba cansada, arrugada, curtida por el terror, el frío, la lucha y el miedo. Pero sus ojos seguían vivos, humanos, mirando al mundo con la sabiduría acumulada durante casi noventa años, pero todavía con la ilusión de un joven. (p. 285)

La combinación de historias paralelas tejidas en torno a los personajes del alcalde de Morella y su familia,  un profesor inglés y una nieta de la supuesta pareja norteamericana de Victoria Kent, facilita una lectura entretenida, lectura que en mi opinión se hace más gratificante e incluso emocionante cuando se corresponde con historias que los protagonistas recuerdan, ocurridas en los años inmediatamente posteriores a la guerra de 1936, probablemente porque muchas de ellas provienen de recuerdos reales que Elena Moya ha recogido de viva voz.

Personalmente, y dada mi afinidad con el mundo animal y el vegetarianismo, agradezco a la autora -amante de los gatos-  las referencias en defensa de los animales que aquí y allá salpican las páginas, como la crítica a las “matanzas salvajes” para “degollar a un pobre cerdo”, la visión de la “pobre vaquilla” o la aversión hacia el matadero, que llevan a Victoria Kent a no comer nunca ni chorizo ni jamón (p. 252). A la par, la descripición del paisaje del Maestrazgo, los atardeceres, el aroma a romero o el vino somontano, a los que tenemos la suerte de vivir cerca de este medio natural, debería hacernos valorarlo, como lo hace el protagonista inglés, el viejo profesor del elitista Eton College que siente este ambiente y este clima “como una antorcha de vida que le hacía sentirse más vivo, más fuerte” (p. 279)

En definitiva La maestra republicana es una historia llena de humanidad, de pasión por la vida y por la justicia, una novela que nos ilustra sobre un pasado reciente que debería ser para nuestra sociedad actual una enseñanza de cara a nuestro futuro y no un vergonzante olvido. La historia de una anciana maestra que sufrió en su vida, en su familia y en su pueblo las heridas incomprensibles que inflige el despotismo de los ignorantes, porque, desgraciadamente, “este país está lleno de historias como esta” (p. 306).

Conociendo a la autora

Elena MoyaElena Moya (Tarragona, 1970) estudió Periodismo en la Universidad de Navarra, trabajó en El Periódico de Cataluña y se especializó en Estados Unidos en periodismo financiero, trabajo que desarrolla en la actualidad en Londres, donde reside con su pareja, María, como ella misma hace constar en la biografía de su libro La maestra republicana, así como en su web oficial, donde también reconoce que es una apasionada del fútbol y de los viajes. Su primera novela fue Los olivos de Belchite.

La maestra republicana

Editorial: Suma de letras

Autora: Elena Moya

Ficha bibliográfica: Moya, Elena. La maestra republicana. Madrid: Suma de letras, 2013. 400 p. ISBN: 978-84-8365-535-1

Más información

The following two tabs change content below.
Bibliotecario y documentalista, responsable de la Biblioteca, Centro de Documentación y Area de Publicaciones del Museo Pedagógico de Aragón; escritor, ilustrador, cuentacuentos, periodista. Creo que cada día es una oportunidad de contarnos el mundo, de leernos la vida, de aprender juntos.

Latest posts by ChemaLera (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *