Nuria Martínez Rey, Autor en BiblogTecarios

Author Archive

8 cosas que he aprendido trabajando con adolescentes desde la biblioteca

Estamos acostumbrados a describir la adolescencia como una etapa complicada y conflictiva y a etiquetar a los adolescentes como difíciles de tratar. Que si es imposible captar a este perfil de usuario, que si no les interesa la cultura, que si no leen… en definitiva, estamos demasiado acostumbrados a percibir la adolescencia como un problema

Carta a @n futur@ bibliotecari@

Quizá todavía te estés formando en la universidad o quizá te hayas graduado recientemente. Quizá tengas formación específica en Biblioteconomía y Documentación o quizá te hayas formado en otras áreas. Quizá hayas escuchado que el futuro de las bibliotecas es incierto o quizá que la información es un sector con muchas salidas profesionales. Sea como

“Libros vivintes” en la biblioteca

Libros Vivintes es una iniciativa de la Biblioteca Municipal Ágora que nace en el año 2013, dentro del proyecto Suma Ágora, y que se viene desarrollando desde entonces con la pretensión de dar a conocer al alumnado de los centros de secundaria de nuestra área de influencia las historias de vida de vecinos y vecinas

Querid@ usuari@ de biblioteca…

Me preocupa que no encuentres en la biblioteca las respuestas a todas tus preguntas. Me gusta pensar que, como decía Jacques-Bènigne Bossuet, la biblioteca es el tesoro de los remedios del alma, aunque a menudo yo tampoco tengo respuesta para todas las preguntas. Me preocupa que no sientas la biblioteca como tuya, como propia, que

Postureo bibliotecario

Admitámoslo, las redes sociales y las nuevas tecnologías han contribuido a dar alas alas al postureo o arte de aparentar, algo que por otra parte, ha existido desde que el ser humano ha sentido la necesidad de aprobación social. Pero… ¿de qué hablo cuando hablo de postureo? Si consultamos Wikilengua -al Diccionario de la Real

Inteligencia emocional en bibliotecas,¿para qué?

Dice el neurólogo António Damásio —Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2005— que no somos máquinas pensantes que sentimos sino máquinas sentimentales que pensamos. No es objeto de este post el entrar a debatir sobre la relación emoción-razón que a día de hoy sigue abierto sino reflexionar acerca de las competencias