ChemaLera, Autor en BiblogTecarios - Página 2 de 2

Author Archive

Ana María Matute: “Si no fuera escritora, sería bibliotecaria”

Si yo no fuera escritora, sería bibliotecaria Dicen que Ana María Matute murió el pasado 21 de junio, pero me van a permitir que muestre mis sospechas: en realidad, en esa realidad inventada de la que hablaba la escritora, Ana María Matute se nos fue con las hadas, con esas fadas y duendes que poblaron

El Hombre Niebla

El mar, una barca, dos hermanos perdidos en la niebla, a la deriva hacia un arrecife prohibido, donde habita el legendario Hombre Niebla, un lugar del que nadie regresa jamás… Cuando un álbum ilustrado es una obra de arte, cuando las imágenes perduran en tu mente después de cerrar los ojos, cuando las palabras despiertan

Noche de tormenta

LEMIEUX, Michèle:  Noche de Tormenta. Salamanca: Lóguez Ediciones, 2014. 4ª Ed. 240 p. 120 il. ISBN: 978-84-89804-27-2. Ver ficha aquí Mientras el cielo está negro, los relámpagos rayan la noche y los truenos retumban, una niña, antes de dormir en su cama, se enfrenta a la soledad y a las bulliciosas preguntas de su mente.

Matilde Moliner, la profesora que elegía libros

Mucho menos conocida que su hermana mayor, Matilde Moliner Ruiz vinculó su vida a la enseñanza, pero también a la difusión de los libros, la lectura y las bibliotecas. Por eso creemos que es justo recuperar el nombre de esta intelectual de origen aragonés en este blog que acoge tantos afanes bibliotecarios. Digámoslo ya: Matilde

Bibliotecas Escolares vs. Bibliotecas Públicas y viceversa

Podríamos pensar que en las escuelas siempre ha habido bibliotecas, y, sin embargo, el vocablo “biblioteca escolar” en España aún no ha cumplido el siglo. En efecto, la primera vez que podemos documentar  el concepto de “biblioteca escolar” en la legislación española es en 1922. Sin embargo, los legisladores españoles usaron otras palabras para referirse

El templo digital de las palabras

El acceso a todos los textos, al conocimiento, es hoy, prácticamente, universal, o al menos, existen los medios para que pueda serlo. Sin embargo, no siempre fue igual. En la antigüedad, las palabras eran mágicas, propiedad de los dioses y de sus siervos, y por eso, estaban confinadas en los templos. La Casa de la

El libro de vida. Freinet y la palabra del niño.

Había una vez unos niños* que contemplaban extasiados una carrera de caracoles. Estaban en una escuela de un pueblecito francés. Su maestro los miraba en silencio. Veía sus ojos abiertos de par en par, oía sus expresiones de júbilo, captaba la atención extrema, el interés que aquello despertaba en sus pequeños alumnos. Miró los libros