Otras tipologías bibliotecarias. Las bibliotecas eclesiásticas.

Otras tipologías bibliotecarias. Las bibliotecas eclesiásticas

El reciente nombramiento episcopal del Dr. Ángel Fernández Collado, Director de la Biblioteca Capitular de la Sede Primada y antiguo profesor de Biblioteconomía y Documentación de la Facultad de Humanidades de Toledo, me hizo darme cuenta de que hay algunas tipologías de bibliotecas, como las eclesiásticas, sobre las cuales no suele haber suficiente información, incluso entre ámbitos profesionales. Intentaré  con este texto poner un granito de arena para solventarlo.

No olvidemos que nuestro actual sistema bibliotecario público tuvo su origen en las bibliotecas eclesiásticas: Fue en el S. XVIII cuando el rey Carlos III ordenó (Real Cédula de 17 de Febrero de 1771) que los obispos de todos sus reinos abriesen, en sus propios palacios episcopales, …”bibliotecas públicas con los libros que en ellas hubiese, y se aumentasen con los que dejasen a su muerte y con rentas de sus vacantes”. Debían, además, ser atendidas cada una por un bibliotecario, pagados por cada obispado pero nombrados por el gobierno. Fue el principio, hace 242 años, de todo el sistema de lectura pública. Así nació, como centro abierto al público, la Biblioteca Arzobispal de Toledo, que más adelante pasó a ser la Biblioteca Pública Provincial, luego rebautizada como Biblioteca Pública del Estado (integrada desde hace 3 lustros en la Biblioteca Regional), y que se considera una de las tres mejores de España por la calidad de su fondo histórico, el cual proviene, en su casi totalidad, de la antigua Biblioteca Arzobispal y de los fondos que se agregaron a mediados del S. XIX procedentes de las bibliotecas desamortizadas de conventos y monasterios suprimidos.

Las Desamortizaciones del XIX fueron una iniciativa que deben ser estudiadas en su contexto histórico. El Estado se hacía cargo, por expropiación, de los bienes muebles e inmuebles de propietarios que no producían ni eran enajenables. Así pasaron al estado lotes de documentos, libros y obras de arte que constituyeron los lotes fundacionales de las Bibliotecas Públicas del Estado, los Archivos Históricos Provinciales y los Museos Provinciales.

Otro aspecto que debe ser citado es el del papel de los monasterios medievales dentro de la Historia del Libro y las Bibliotecas. El monacato nació a finales de la Edad Antigua, y desde entonces y hasta la aparición de la imprenta en el nacimiento de la Modernidad, durante toda la larga Edad Media, los monasterios fueron prácticamente las únicas instituciones poseedoras de grandes bibliotecas, que no sólo se ocupaban de conservar con mimo el saber antiguo, sino que lo difundían, a través de la copia, y producción de nuevos textos.

Pero… ¿Qué entendemos por bibliotecas eclesiásticas españolas? Se usa esta denominación para designar a todas aquellas que pertenecen a la Iglesia Católica. Sin embargo, etimológicamente también podríamos considerar bibliotecas eclesiásticas a las que posean las otras iglesias cristianas no católicas, como las diferentes iglesias protestantes (aquí habría que mencionar a la Iglesia Evangélica Española, las Iglesias Bautistas , o la Iglesia Española Reformada Episcopal –anglicanos-, por poner algunos ejemplos) y también las iglesias ortodoxas, establecidas alrededor de las comunidades griega y rumana.

No obstante, cuando se habla de bibliotecas eclesiásticas en nuestro país se sobreentiende referidas a la Iglesia Católica, por motivos obvios (históricos, sociológicos y estadísticos).  Aunque en realidad es una clasificación referida a su mera titularidad, ya que, dentro de las mismas, existen diferentes tipologías, a saber:

  • Bibliotecas Capitulares. Son las pertenecientes a un Cabildo, que –en términos eclesiásticos- es el organismo colegiado encargado del gobierno de una Catedral –o Concatedral-, y que está integrado por canónigos y dignidades, presididos por un Deán. También poseen cabildo las Colegiatas, o iglesias colegiales, que se diferencian de las catedrales en que no son sede de un obispo. Normalmente las bibliotecas capitulares se ubican físicamente en la misma catedral (o colegiata), o en una dependencia suya, y están dirigidas por un miembro del Cabildo, aunque pueden tener personal seglar, como es el caso de la Biblioteca Capitular de la Catedral Primada de España.
  • Bibliotecas Diocesanas y Episcopales. Son las de una Diócesis o Archidiócesis. Suelen ubicarse en las dependencias del obispado, de ahí que también se llamen episcopales. Aunque históricamente podía darse una biblioteca episcopal (para uso privado del obispo), diferenciada de la diocesana. Actualmente algunos obispados han optado por fusionar las bibliotecas diocesanas con las capitulares o catedralicias, para unificar fondos y ahorrar en presupuestos y personal (al igual que algunas comunidades autónomas unificaron la Biblioteca Regional con la Pública del Estado en la provincia donde radica la capital regional). Es el caso de la Biblioteca Capitular y Colombina, que, además de ser la de la Catedral, también es la Biblioteca del Arzobispado de Sevilla.
  • Bibliotecas Académicas. Son las adscritas a los centros de enseñanza de la Iglesia Católica. Colegios, seminarios, universidades de la Iglesia y Facultades o Institutos Superiores del Teología. También podríamos incluir a sus centros de documentación, aunque algunos tratadistas los clasifican aparte, como “bibliotecas especializadas”.
  • Bibliotecas Monásticas y Conventuales. Evidentemente, las pertenecientes a monasterios y conventos, que, aunque lo parezca, no son lo mismo. En un monasterio se hace vida monástica (o monacal) según una regla concreta (agustiniana, benedictina…) y apartados de la vida mundana. Los conventos están en las ciudades y acogen a religiosos –o religiosas-, que quieren estar más en contacto con el mundo. Sin la labor de preservación del Patrimonio Bibliográfico de las bibliotecas monásticas y sus scriptoria, numerosos textos de la Antigüedad Clásica se habrían irremediablemente perdido.
  • Bibliotecas Parroquiales. Vinculadas, normalmente, a los Archivos Parroquiales. Las parroquias históricas han sido (y algunas aún son) poseedoras de un rico fondo antiguo, aunque sufridor de numerosas pérdidas a causa del mal estado de conservación, la falta de personal especializado y de siglos de saqueos y guerras. Por ello, muchos de sus fondos han pasado a otras bibliotecas, como las públicas o diocesanas, donde se conservan mejor. Sin embargo también existen bibliotecas parroquiales con fondos modernos, para dar servicio a sus feligreses.
  • Bibliotecas de Institutos Seculares y Uniones Pías. Son los integrados por laicos que deciden seguir vida consagrada y hacer votos, como los Identes, las Teresianas o las Voluntarias de Don Bosco, todos ellos vinculados a la enseñanza.
  • Bibliotecas particulares. Existen bibliotecas privadas, propiedad de personas físicas o jurídicas vinculadas a la Iglesia, o que, teniendo otro origen, acaban en manos de la Iglesia por donación, legado testamentario o compra-venta.

El Directorio de Bibliotecas Españolas elaborado por el Ministerio de Cultura (http://directoriobibliotecas.mcu.es/) nos indica que existen en nuestro país doscientas nueve bibliotecas eclesiásticas entre seminarios, facultades y estudios teológicos, colegios, cabildos y obispados. ¿Son muchas o pocas? Pues según con qué lo comparemos, ya que existen 972 de la Administración General del Estado, 744 de la Administración Autonómica, 793 Universitarias, 5.032 Municipales, 3 del Poder Legislativo, 76 del Judicial y 12 de otros organismos del Estado. En lo que se refiere a bibliotecas de instituciones privadas no eclesiásticas (fundaciones, asociaciones y colegios profesionales, banca…) hay casi 800.

Una estadística de la que se han excluido las miles de bibliotecas eclesiásticas no inventariadas (archivos-bibliotecas de las 23.000 parroquias españolas, y las que pueda haber de particulares vinculados a la Iglesia). ¿Por qué?  Supongo que porque  entendemos por biblioteca una colección de libros debidamente organizada y dispuesta para su uso, y atendida por personal especializado. Las bibliotecas que pueda haber en las parroquias no tienen bibliotecarios contratados, de ahí la más que posible causa de la exclusión ministerial. Supongo que la misma causa que hace que las bibliotecas escolares no formen parte del Sistema Español de Bibliotecas (S.E.B.), ya que colegios e institutos no tienen bibliotecarios profesionales en sus respectivas plantillas con carácter obligatorio (por Ley) y con dedicación exclusiva, sino que son atendidas por los propios maestros o, en los mejores casos, por bibliotecarios contratados con precariedad y para atender también otros servicios o usuarios (como las llamadas “bibliotecas de doble uso”). Unas carencias que algún día deberán ser afrontadas en serio por el Legislador.

Existe una asociación profesional, la ABIE (http://www.abie.es/), creada en 1993, para agrupar y representar a los profesionales de este tipo de bibliotecas y “para promover la defensa, conservación y difusión del ingente patrimonio bibliográfico de la Iglesia Católica”, según se lee en sus estatutos.  En la actualidad su Junta Directiva está integrada casi en su totalidad por mujeres laicas. También existe una Comisión Episcopal de Patrimonio Cultural, en la Conferencia Episcopal Española, que se ocupa “de todos aquellos bienes muebles, inmuebles y documentales que, a lo largo de los siglos, la Iglesia creó, recibió, conservó y sigue utilizando para el culto, la evangelización y la difusión de la Cultura“.

En lo que a cifras se refiere, según un reciente estudio de la Universidad de Salamanca, y en lo que se refiere sólo a las bibliotecas monacales y conventuales, su patrimonio ascendía en el momento de la Desamortización a 6.000.000 de volúmenes, con obras de un enorme valor Histórico y Cultural, muchas de ellas medievales, y de temática no sólo religiosa, sino también de Derecho, Historia, Literatura, Medicina, Geografía, Matemáticas y otras ciencias.

Podemos concluir con que, se sea o no se sea creyente, se esté o no se esté de acuerdo con algunas decisiones o actitudes de la Curia, no puede dejarse de reconocer el relevante papel de la Iglesia Católica como gran  mecenas en el ámbito de las Artes, las Letras, la Educación y la Cultura. Así lo afirmaba el entonces Rector Magnífico de la Universidad de Castilla-La Mancha, D. Luis Arroyo Zapatero, cuando se inauguró, junto a la Biblioteca General del Campus de Toledo, la magna exposición “Los Arzobispos de Toledo y la Universidad Española“, reconociendo que somos herederos de sus fundaciones y que hemos de sentirnos orgullosos del patrimonio heredado.

Confío en que, sin hacer distinciones ideológicas, se tiendan puentes entre las Administraciones Públicas y la Iglesia Católica (o cualquier otra confesión religiosa de notorio arraigo) para mantener, preservar y difundir el Patrimonio Cultural mueble e inmueble de todos los Españoles, sea cual sea su titular actual y el lugar en que se encuentre.

Para saber más

AGENJO BULLÓN, Xavier. “Digitalización : preservación y difusión del patrimonio bibliográfico de la Iglesia”. En: Jornadas de Bibliotecarios de la Iglesia (7as. 2013. Madrid). Presentación disponible en línea.

CASADO POYALES, Antonio. “Bibliotecas, Archivos y Museos en las provincias de Castilla-La Mancha durante el Siglo XIX”. En: GONZÁLEZ-CALERO GARCÍA, Alfonso (coord.). Cultura en Castilla-La Mancha en el Siglo XIX. –Toledo : Almud, 2012. 431 págs. 169-202. ISBN 978-84-939775-4-2.

GARCÍA LÓPEZ, Genaro Luis, y MARTÍN GÓMEZ, Leticia. “Situación de las Bibliotecas Conventuales y Monacales españolas hasta la supresión de las comunidades religiosas”. En: Documentación de las Ciencias de la Información. 2012, vol. 35, págs. 193-206. ISSN 0210-4210. Texto completo disponible en línea.

GARCÍA RUIZ, Yolanda. “Legislación eclesiástica, civil nacional y autonómica sobre patrimonio bibliográfico en España”. En: Jornadas de Bibliotecarios de la Iglesia (6as. 2012. Madrid). Presentación disponible en línea.

LINAGE, Antonio. “Libros en los monasterios : producción y consumo”. En: Anales de Documentación. 2005, Nº 8, págs. 125-143. ISSN 1697-7904.

LÓPEZ VILLAVERDE, Ángel Luis. El poder de la Iglesia en la Historia contemporánea : la llave de las almas y de las aulas. Madrid : Los Libros de la Catarata, 2013. 208 págs. ISBN 978-84-8319-789-9.

MUÑOZ COSME, Alfonso. Los espacios del saber. Gijón (Asturias) : Trea, 2004. ISBN 84-9704-102-X.

RICA BARRIGA, Juan Enrique de la. “Identidad, misión y objetivos de las bibliotecas diocesanas y eclesiásticas como centros dinamizadores de cultura en el entorno en que se ubican”. En: Las bibliotecas eclesiásticas en el Siglo XXI : retos e iniciativas. Texto completo disponible en línea.

SÁNCHEZ SÁNCHEZ, Juan. “Lectura pública en la provincia de Toledo (1771-1997)”. En: Toletum, Segunda época, 1998, nº 38, págs. 9-42. ISSN : 0210-6310. Texto completo disponible en línea.

MANZANO GARCÍA, Maribel. “Política de alianzas entre el ámbito bibliotecario estatal y las bibliotecas eclesiásticas”. En: Las bibliotecas eclesiásticas en el Siglo XXI : retos e iniciativas. Texto completo disponible en línea.

The following two tabs change content below.
Cuaderno de bitácora sobre Gestión Cultural y del Patrimonio, Museología, Bibliotecas Universitarias-CRAIs en el EEES, Asociaciones y Asociacionismo Profesional, y Gestión y Desarrollo de la Colección. Estudios: • Licenciado en Gª e Historia por la UCM, Especialista en Historia del Arte. • Postgrado de Especialista en Archivística por la UCLM. • Diploma de Estudios Avanzados de Doctorado en Humanidades. • Suficiencia investigadora por el Dpto. de Hª del Arte de la UCLM. Bibliotecario desde 1993, primero en la Biblioteca Pública del Estado en Toledo y luego en la UCLM. Actualmente, responsable de la biblioteca del campus científico-tecnológico de Toledo. Ha sido Secretario Regional y Presidente de ANABAD-CLM, y miembro de los consejos federales de ANABAD, FEAGC y FESABID, así como profesor colaborador de la Facultad de Humanidades de Toledo.

Comments

  1. By Biblioteca de Teología y ...

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *