Aún hoy el lugar de residencia de las personas condiciona el tipo y la calidad de servicios que reciben. Las bibliotecas no son una excepción, hasta el punto de que cerca un millón y medio largo de españoles carecen de cualquier prestación bibliotecaria (Cifras del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes para 2015) Está claro