La preocupante política cultural de los distintos Gobiernos de España, caracterizada por su corte neoliberal, ha llegado a los extremos de privatizar la gestión del ISBN, en una muestra más de las dificultades con las que se encuentran tanto los editores como los autores a la hora de publicar un libro y que está afectado