La vida continúa a lo largo de Las Ramblas en Barcelona donde el pasado 17 de agosto se produjo un atentado que sembró de dolor uno de los lugares más emblemáticos, vitalistas y cosmopolitas de Catalunya. El silencio como respeto ante lo acaecido ha dejado paso a la rutina, mezcla de lenguas, culturas, trabajo y