La primavera es un tiempo propicio para que los libros salgan a la calle al encuentro de los lectores y las ferias del libro que proliferan de norte a sur y de este a oeste por toda la geografía peninsular son buena muestra de ello. En muchas otras entradas de este blog se refleja