Durante  estos días, en España, millares de bachilleres recién graduados se enfrentan a uno de los momentos más decisivos de su vida. No me estoy refiriendo a la EvAU, la Evaluación para el Acceso a la Universidad —parece que le han cambiado el nombre a la PAU para evitar que Paulina Rubio vuelva a liarla