A la hora de escribir esta entrada, parece que el ataque cibernético del pasado viernes está remitiendo, aunque no sin esfuerzo. La agresión de WannaCry contra los servidores de la española Telefónica, el sistema sanitario británico, las gasolineras chinas y otras grandes corporaciones ha dejado al descubierto la vulnerabilidad a la que estamos sometidos en