“Los beneficios del juego son considerables e indiscutibles: jugar es una fuente inagotable de placer, alegría, descubrimientos, reto y satisfacción, que permite un crecimiento equilibrado del cuerpo, la inteligencia, la afectividad, y la sociabilidad”. Así empieza la declaración de intenciones del proyecto Jugar es un derecho, que anima a todas las personas e instituciones a celebrar