Soy una persona ordenada y no soporto el orden dentro de las bibliotecas. La vida es una contradicción y el trabajo bibliotecario no es ajeno a este aspecto porque, lo mismo que aquella, una biblioteca respira y siente, lo cual provoca que esté sometida al dictado de los continuos cambios, el aprendizaje en todos su