En varias ocasiones he pensado empezar a escribir un diario. Un relato detallado y sosegado de experiencias bibliotecarias. Pero otras tantas he desechado la idea, porque en esta profesión, como en la mayoría, nunca se termina de aprender. Por muchos años que se lleve ejerciendo, no podemos perder la capacidad de sorprendernos, de aprender,