Aprender es siempre un regalo y un placer. Marta Torán describe lo que es necesario para hablar de “placer de aprender”: La motivación. Sin calificativos. Basta con eso o, incluso más fácil, el interés. Para disfrutar aprendiendo te tiene que interesar hacerlo. Y cuando digo interés me refiero a su acepción cercana a la curiosidad (la